Utilizamos cookies propias o de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando sin cambiar la configuración, consideramos que acepta el uso de cookies de nuestro sitio. Puede obtener más información, o bien conocer como cambiar la configuración, en nuestra Información legal.


Aceptar

Estás en Inicio >> Blog >> Fervor religioso y popular en la Fiesta de los Corazones de Tejina, en Tenerife
19 AGOSTO 2016
Fervor religioso y popular en la Fiesta de los Corazones de Tejina, en Tenerife
Imagen de las Fiestas de los Corazones

Fiesta de Los Corazones de Tejina
Tenerife
, 28 de agosto

La Fiesta de los Corazones de Tejina combina fervor religioso y regocijo popular con elementos de elevado valor etnográfico y antropológico. En La Laguna, un mes antes de la fiesta, las comisiones de los principales barrios de la localidad de Tejina (El Pico, Calle Arriba y Calle Abajo) organizan cuadrillas de “pedicheros” que recorren todo el pueblo solicitando ayuda económica a los vecinos para hacer el “Corazón”. El trabajo comienza con la creación de las tortas, uno de los elementos más apreciados y valorados de esta manifestación de cultura popular. De unos treinta centímetros de diámetro, están elaboradas artesanalmente con una masa de harina y agua, y representan variadas estampas: religiosas, costumbristas, agrícolas, folclóricas, vegetales, animales…

El viernes al amanecer, víspera de los días grandes de la fiesta, suben las comisiones al monte, pertrechadas con machetes, y cortan la rama de haya que tradicionalmente se le ha puesto al “Corazón”. Y en Tejina se cortan cañas no muy gruesas, que se utilizarán para hacer “los ramos” que se colocan encima del armazón del “Corazón”.

Los “Corazones” han evolucionado en los últimos años hasta adoptar la costumbre de identificarse con una fruta. Así, la Calle Abajo pone limones, y la Calle Arriba, piña tropical, mientras que en El Pico la pera es su fruta habitual. La cruz se hace con manzanas o granadas, y las coronas chicas y grandes se revisten con uvas. Luego, se añade en todo el borde exterior una tira larga de bandera española, para embellecer y dar colorido al conjunto final. Un gran ramo, compuesto por una gran variedad de flores, remata una artística composición llena de armonía.

Y así, los “Corazones” se trasladan a hombros hasta la plaza, acompañados de sus parrandas, que anuncian su paso con cantos y bailes. Cuando los tres han llegado a la escalera de entrada al templo, son ofrecidos al Santo Patrón, que sale a la puerta del mismo a recibirlos. Mientras, el pueblo lanza vítores, y los “Corazones” se alzan en señal de saludo y permanecen así durante la oración.

Y no puede concebirse esta fiesta sin el “pique”; los tejineros se acercan a los tres “Corazones” con la intención de alabar el suyo y criticar a los demás. El objeto no es otro que ensalzar lo propio y vituperar lo ajeno, sin más, haciendo uso del lenguaje, en ocasiones picante, pero siempre divertido y estimulante.

Ya, el lunes por la tarde, se realiza el descuelgue; cada pieza de fruta es lanzada al gentío que abarrota la plaza.

Es, en definitiva, una de las tradiciones más coloristas y llamativas de las que se viven durante el verano en la isla de Tenerife. No en vano, es Bien de Interés Cultural y Fiesta de Interés Turístico Regional. Pero, además, es el broche de oro de una gran celebración que se inicia a mediados de agosto con un variado programa de actos culturales, musicales y deportivos en honor a nuestro patrón: San Bartolomé de Tejina.

Información:
Fiestas de San Bartolomé de Tejina. La Laguna
www.corazonesdetejina.com
 



Categorías: Tradiciones Ocio Cultura Arte

Guadalberto Hernández
Guadalberto Hernández
Presidente de la Asociación Corazones de Tejina
OTRAS ENTRADAS DE ESTE AUTOR
NUBE DE ETIQUETAS
CATEGORÍAS

Esta web es una iniciativa de Turismo de Canarias para la promoción de la oferta turística de las Islas entre los residentes canarios. A modo de guía, ofrece la posibilidad de informarse de actividades y planes de ocio para disfrutar con amigos, la pareja o con niños.